A Marian Erbach se le ocurrió una idea que pensó que a muchas personas las iba a incentivar a juntar basura, y así ayudar al medioambiente. El hombre, que vive en Jamaica, decidió regalar un cigarrillo a cada persona que le llevara un balde de basura lleno (la condición es que la hayan juntado en la playa).

Harto de ver las playas cubiertas de basura y plástico, lo que Marian quiere dejar en claro es que simplemente se trata de un intercambio de regalos, no de una transacción (sino sería algo ilegal).

En un principio, Marina armó 50 cigarrillos, lo que equivale a 56 gramos de marihuana. Te estarás preguntando: ‘¿por qué tan específico?’. Bueno, hay un método en su locura de genio, porque él sabe que, según la ley jamaicana, 56 gramos es la cantidad máxima de cosas que una persona puede llevar sin que lo arresten o tenga graves problemas.

En menos de 30 minutos, después de poner el letrero en Long Bay Beach, en Jamaica, la primera persona llegó para agarrar un balde, y luego un cigarrillo.

“Estaba totalmente molesto con toda la basura que nos rodeaba, así que en los últimos meses hice mucha investigación sobre la basura, especialmente sobre la basura plástica. A menudo veía algunas fotos donde la gente ofrecía café gratis por un balde de basura. Mi novia hizo una broma, dijo: “En Jamaica deberíamos ofrecer porros gratis”.

¿Cómo funciona? Los baldes están en el bar, justo al lado de donde puso el cartel, hay que agarrar uno, ir a la playa a caminar, llenarlo de basura y después devolverlo lleno. A cambio, te puedes llevar un porro gratis.

Esa basura se la llevan los recolectores de basura local, que posteriormente la llevan a los vertederos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí